El jardín

El jardín está rodeado por altos muros en los que aún se pueden encontrar restos de edificios medievales.
Hilde y Dirk lo llaman su “pequeño jardín botánico”, pues está lleno de plantas exóticas que tanto les gustan, y que han traído de todas partes del mundo.
En este lugar se respira tranquilidad, y el silencio sólo se rompe con el repiqueteo de las campanas de Brujas.
El invernadero está construido con vidrio y acero y su diseño es de principios del siglo XIX. Siempre que el tiempo lo permite, el desayuno se sirve aquí.